martes, 24 de octubre de 2017

Estoy de viaje y llueve....¿se fastidian los planes? ¡no!





Meses preparando un viaje, para que cuando estés en tu destino, ¡llueva!.
Lo sé, da mucha rabia, pero como no podemos ir en contra de la climatología, hay que intentar animarse y sacarle partido a la lluvia.

Me pasó precisamente este pasado verano en Milán y en Verona, nos cayó un buen chaparrón o tormenta de verano, que por poco estropea nuestros planes, pero supimos adaptarnos y amoldarnos a la nueva situación de lluvia.


No pudimos ver lo que queríamos en Milán, pero aprovechamos para ver a fondo otras cosas que en un primer momento no nos habíamos planteado, y aunque teníamos intención de cenar pronto y volver al hotel, sí que hicimos la cena pronto pero volvimos a la Piazza del Duomo a sacar más fotos, aprovechando que la gente se había esfumado jajaja.
Eso fué lo positivo, que llovió bastante, refrescó el ambiente y como coincidió cerca de la hora de cenar, la gente se fué a sus casas y los turistas a sus hoteles, y las calles de Milán se quedaron vacías, y ante tal situación, pensamos que quizás la Piazza del Duomo tuviera menos gente y se podrían sacar buenas fotos, que por la tarde con tanta gente, no es igual..., y efectivamente así fue, la plaza estaba prácticamente vacía y la catedral lucía preciosa con todas sus luces que reflejaban en los charcos y le aportaban un brillo especial. Aprovechamos para despedirnos de Milán, del Duomo y sacar buenas fotos de la plaza. Como ya era tarde, volvimos al hotel en metro, que tampoco entraba en nuestros planes, y fue una alegría para el peque, por que le encantan los medios de transporte jeje.

Es por esto que digo, que la lluvia tuvo su punto positivo y de hecho hasta me gustó que lloviese, porque los planes que teníamos eran otros y de esta manera tuvimos que improvisar y salió bien.

Por otra parte en Verona nos llovió a la hora de comer, justamente cuando nos disponíamos a buscar un lugar en dónde sentarnos a la mesa.
Con tanta agua repentina y sin paraguas, tuvimos que volver al hotel allí nos dejaron un paraguas. Salimos de nuevo, con todos los pies mojados jaja (suerte que era verano) pero los restaurantes en los que preguntamos ya tenían cerrada la cocina y no nos daban de comer, por lo que tuvimos que improvisar; encontramos un supermercado y allí que nos metimos. Compramos unos contramuslos de pollo rellenos buenísimos y calentitos del mostrador de comida para llevar, una focaccia, un buen trozo de queso italiano, un poco de jamón serrano, pan, cervezas y fanta fresquitas, una ensaladita preparada, plátanos y unos pasteles típicos de la zona que se vendían en la sección de panadería.
Nos fuimos al hotel con la compra, nos montamos el picnic sobre la cama y comimos la mar de a gusto jajaja. Disfrutamos mucho de esa comida, fué más barata que si hubiésemos ido de restaurante y nos reímos mucho, por lo que la lluvia nos hizo pasar un rato muy agradable en familia y nos proporcionó una anécdota de viaje.

Y basándome en la experiencia propia y comentándolo con otros viajeros, me dicen que también les ha pasado ésto, que la lluvia hace que muchas veces, no todas jeje, la gente se vaya y puedas disfrutar de los lugares de otra manera y sin agobios. Aquí os dejo una muestra de algunos lugares con buen tiempo y mucha gente, y el mismo lugar pero con lluvia y poca gente jeje. Es una de las ventajas que tiene la lluvia cuando viajas. 




Os dejo un vídeo muy cortito que colgué en mi instagram, en dónde se ve perfectamente la gente que había en la Piazza del Duomo a media tarde, como van apareciendo nubarrones negros que dieron paso a la lluvia y, como la lluvia hizo que la plaza quedase vacía, y así pudimos hacer fotos con menos gente a nuestro alrededor por la noche. Espero que os guste.





6 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, aunque yo odio la lluvia y mucho más cuando vas con una bebé como yo y el carrito... pero hay que intentar ser positivos y disfrutar de lo que tenemos. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de las que la lluvia no las amedranta pero reconozco que de viaje sí es un poco fastioso sobre todo si no llevas el calzado adecuado. Cuando ocurre hago como tú, buscar el lado positivo, buscar planes de interior o visitar lo más concurrido aprovechando que no hay tanta gente!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Si que puede parecer en un primer momento que la lluvia nos vaya a fastidiar los planes pero como bien dices hay que mirar la parte buena. Refresca el ambiente y si espanta a la gente mejor que mejor
    OS quedaron unas fotos preciosas!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Si vas bien preparada no pasa nada!! No sabes en mi último viaje. Me tocaba hacer un tour en la ciudad vieja de Jerusalén. Ya había salido y llevaba alpargatas. Pues no te imaginas cómo terminé.. sin paraguas y con los pies empapados y los zapatos hinchados. Terrible!! Pero ahora me acuerdo y solo me queda reir. Una experiencia brutal.

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno que era verano!!! Realmente la lluvia siempre puede desanimar un poco en un día común y corriente, en un viaje no importa el clima hay que conocer. Me interesa saber que tal los precios de load restaurantes o alguno que recomiendes. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Woww! Hay que aprender a disfrutar también de las cosas que no nos parecen tan buenas o agradables.👏🏼👏🏼Buena elección y ame el video.


    Me encanto el video.

    ResponderEliminar

Gracias por contactarme!