Buscar este blog

miércoles, 3 de agosto de 2016

Mamá ¿porqué tengo que compartir mis juguetes, si no quiero?





Una pregunta complicada para una respuesta aún más complicada..., y tal cuál, me lo planteó mi hijo una tarde....

Como padres tenemos que intentar que nuestro hijo comprenda que dejar no es lo mismo que perder, que algunas cosas son suyas y otras no, y enseñarle a ponerse en el lugar de los demás.

Está claro que hay cosas que son de todos como por ejemplo los columpios del parque y en ese caso, son cosas para compartir con los demás, porque no son nuestras. En el cole también hay juguetes que son para todos, material escolar que es para que lo usen todos los niños y un espacio amplio para juegos que es de uso común. Esto es lo que en mi opinión, el niño tiene que entender y tener claro. 
Y luego están las cosas que tienen dueño y las suyas, son suyas y de nadie más.


Los padres siempre le decimos a nuestros hijos la misma frase: "hay que compartir", y les insistimos con esta otra "ya has tenido un rato ese juguete, ¿se lo dejamos a ese niño?".
Yo he dicho esas mismas palabras montones de veces hasta que un día el cabreo de mi hijo me dió pena, mucha pena, y lo peor de todo es que yo entendía perfectamente el porqué de su enfado. Aquella escena me hizo pensar y decidí que a partir de entonces le preguntaría a mi hijo sin insistir y le dejaría su tiempo para que fuese él mismo quien decida cuando dejar su juguete.

 Los padres deberíamos aceptar la negativa de nuestros hijos a compartir, porque cada niño tiene sus pertenencias favoritas y es lógico que no las quiera compartir y que las defienda con uñas y dientes, está en su derecho. Así que yo he optado por dejar a mi hijo que decida: si quiere dejar sus juguetes, los deja y, si no quiere, no los deja, pero yo no me meto más en ese tema ni le voy a recriminar que no haya compartido sus cosas.

Recriminarle que no haya compartido, hacerle sentir mal, decirle que es un egoísta o cosas parecidas sólo harán que nuestro hijo se sienta triste y resentido. Tenemos que hacerle ver que si comparte sus juguetes con sus amigos, será más probable que ellos compartan los suyos con él. Entender este concepto será más fácil si, por ejemplo, invitamos a algún amiguito a casa y le pedimos que traiga algunos juguetes, ya que nuestro hijo puede ser menos reacio si no es el único que tiene que compartir sus cosas. 
Esto lo ponemos en práctica en casa pero le pregunto a mi hijo si hay algún juguete que no quiere compartir por considerarlo especial para él y así guardarlo y evitarnos enfrentamientos cuando esté el amiguito en casa.


Sé que conforme vaya creciendo, irá aprendiendo que compartir con sus amigos es mucho más divertido que jugar solo con juguetes que no quiere dejar. 

Quizás soy una madre "poco convencional" que ya no dice lo típico de "tienes que dejar tus juguetes" a su hijo, porque me he cansado de verlo enfadarse y llorar por algo que yo misma no haría, dejar mis cosas así porque sí.

Una tarde en el parque mi hijo jugaba con una excavadora y un camión volquete que le habíamos comprado hacía unos días y de repente aparece un niño que no conocemos de nada y coge el camión. Otro niño posiblemente le habría pegado o habría peleado por su juguete, pero mi hijo que es más bueno que el pan, solo se puso a llorar y a decirle a ese niño "¡malo, ese camión es mío!". Yo me acerqué a ellos y le pregunté que pasaba, mi hijo me lo contó aunque yo lo había visto todo, y le dije: "el camión es tuyo cariño, tú decides si lo quieres dejar o no y si no quieres dejarlo, pídeselo a ese niño diciéndole que tú no has terminado de jugar con él y que si quiere que se lo dejes, debe esperar a que tú termines de usarlo y quieras dejárselo". Quise que mi hijo tuviese claro que era él quién decidía sobre sus cosas, no yo, y así fué, dijo que no quería dejarlo.
Miré al niño y le dije: "lo siento guapo, pero Pau no quiere dejar su camión nuevo ahora porque está jugando con él, otro día a lo mejor te lo deja". Su madre estaba muy cerca, me oyó perfectamente y ví por el rabillo del ojo como ponía cara de desconcierto jaja, pero es lo que hay, no por hacer feliz un rato a su hijo, tengo que darle el disgusto al mío. Mi hijo le pidió el camión al niño y sin mucho reparo se lo devolvió.
Si yo hubiese compartido el juguete de mi hijo con la intención de que él aprendiese a hacerlo, me habría equivocado, porque no es la forma correcta de hacerlo, ya que yo habría dejado cosas que no son mías; creo que es mejor que me tome como ejemplo por verme dar y compartir mis cosas con los demás y enseñarle así a ser generoso.


Otra tarde mi hijo jugaba con su coche teledirigido y apareció un vecinito un poco más pequeño que él y le pidió el coche pero Pau no se lo quiso dejar y el vecinito empezó a llorar. Me sentí mal por el vecinito pero me ví en la obligación de argumentar la negativa de mi hijo de cara al niño y a sus papás, y le expliqué que aquel era un juguete para niños más mayores y que era delicado y se podía romper si no se usaba correctamente, y que si eso sucedía, Pau se pondría muy triste porque el coche se lo había comprado su papá como premio por portarse bien. Los papás del vecinito lo entendieron perfectamente aunque su hijo no, pero evité que me mirasen mal por no insistir a mi hijo a que compartiese su juguete.


En otra ocasión sucedió que quedamos con amigos a tomar algo en una terraza y los hijos de cada pareja llevaron patinetes, bicis o quads infantiles...., y nosotros aparecimos con el audi r8 de batería que papá noel había dejado en casa; imagináos las caras de los otros niños..., todos alrededor del coche y mi hijo más que agobiado. Todos querían subir al coche, todos querían darse una vuelta y mi hijo no quería ni bajarse del coche ni dejárselo a nadie. Tuve que aguantar los comentarios de algunos amigos que decían "¡hombre!, es que venís con ese coche tan chulo que todos lo quieren probar", o "es normal que los a niños les de envidia y lo quieran", o "mi hijo quería sacar también su moto a batería y no le he dejado para que no pasase ésto". Y digo yo, ¿de verdad tengo que aguantar que me digan todo esto? ¿me tengo que ver condicionada a sacar los juguetes de mi hijo según con que amigos nos juntemos? ,¿cada uno no ha traído lo que ha querido? y sobre todo ¿están pensando lo que dicen? porque yo creo que no.
Sé que lo hice mal, y fué la última vez, pero para que todos se callaran, padres e hijos, hice bajar a mi hijo del coche con un berrinche de padre y señor mío para que montasen todos sus amigos, 5 en total, y se diesen una vuelta bajo mi supervisión y control. Fueron 10 minutos de gritos y lloros de mi hijo que no se conformaba con mi explicación de "son solo 5 minutos", para que lo dejasen tranquilo el resto del tiempo. Los niños no tuvieron bastante pero se conformaron y los padres vieron el disgusto de mi hijo y sintieron lástima de verlo así (creo que alguno se arrepintió de haber sido tan duro con su comentario) pero se dieron por satisfechos e incluso alguno dijo a su hijo "luego le dejas a Pau tu quad, que él te ha dejado su coche"; pero mi hijo no quería nada de nadie, solo tenía recelo con su coche nuevo. Me sentí la peor madre del mundo por haber hecho llorar a mi niño.
Y siendo borde..., ¿que hubiese pasado si alguno de los hijos de mis amigos hubiese estropeado el coche nuevo de mi hijo? ¿habría escuchado comentarios positivos o negativos acerca de eso? ¿se habrían ofrecido a repararlo? sinceramente, creo que no, por eso solo les dí una pequeña vuelta y no permití que lo manejasen ellos, sino que era yo la que llevaba el volante rompiéndome la espalda de mala postura. 



¿Y qué pasa cuando mi hijo quiere jugar con algo que no le pertenece?

Pues para mí es un muy buen momento para que entienda lo que significa la pertenencia al explicarle que no es suyo y que hay que preguntarle a su dueño si se lo quiere dejar. Este es el primer escalón que hay que subir para que se de cuenta de que puede jugar con las cosas de otros niños si se lo dejan y que, de igual manera, los demás pueden jugar con sus cosas, si se las deja.

A veces los niños están predispuestos a compartir por su propio interés de jugar con algo que no es suyo y en ese caso hay que dejarles resolver solos sus disputas para que aprendan a resolver por si solos este tipo de conflictos, aunque también influye la edad de los niños, claro está.

Mi reflexión sobre el tema es la siguiente: si yo no estoy dispuesta a dejar mis pertenencias más valiosas (mi coche, mi móvil, mi ropa...), nadie las va a dejar por mí, por lo tanto yo no soy quién para obligar a mi hijo a que deje sus juguetes, porque para él son importantes, lo mismo que para mí las mías.


24 comentarios:

  1. Tienes razón, las "reprimendas" por no compartir deban ser de forma positiva, de otra forma no aprenden o no lo entienden, porque el comportamiento se vuelve a repetir.
    Es pasar por un parque y raro es que no te encuentres una escena similar.
    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Ya he leído artículos parecidos.Yo también soy mamá de una peke y la verdad que a veces vemos en el parque cosas que parecen totalmente subrealistas. A veces te encuentras con madres o padres que una vez que el niño llega al parque es como si se olvidaran de que son padres. Dejan que los niños se comporten como auténticos salvajes e incluso cogiendo sin pedir prestado objetos de otros niños y dándoles un trato poco apropiado mientras sus progenitores ni se inmutan.

    ResponderEliminar
  3. No hay que obligar a los niños. Ciertos juguetes los tienen un cariño posesivo especial. Y si se les obliga, o se enfadan o se ponen a llorar. Es mejor que salga de ellos. Cuando he ido al parque he visto a niños cogiendo los juguetes de otros niños, pero estos mismos niños no dejaban los suyos. Ahí es cuando los padres deberían de hacer algo. Si quieres otros juguetes de otros niños, comparte tú también...

    ResponderEliminar
  4. A los niños hay que enseñarles a compartir pero tampoco a que no disfruten lo propio por dejárselo a otros. Tus ejemplos son perfectos de lo que se debe y no se debe hacer en estos casos. Los niños son muy inteligentes y comprenden perfectamente com actuar en estos casos según su conveniencia. Si quieren algo de otro, aprenden a compartir lo suyo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno como madre es un tema que tendré en cuenta, por ahora mi bebé esta demasiado pequeña y aún no ha empezado a sufrir de este recelo por las cosas, pero en su debido momento aplicare muchas de las cosas que has planteado.

    ResponderEliminar
  6. Que etapa más dificl en la crianza de un niño, aunque todavia no llego hasta aquí, me ha encantado los consejos que has dado es una manera muy sutil de enseñar al niño que todo no es de él.

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo dos niños que se llevan poco mas de dos años y desde niños les he enseñado a compartir pero siempre respetando lo que es del otro y teniendo el debido cuidado.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen artículo, la verdad que yo intento siempre hacer la opción que yo considero correcta, dejar que el decida, si quiere quiere y si no quiere pues no!!! y ya esta son sus cosas, es su momento. cuando viene algún niño y me pregunta si puede coger algo de la bolsa de juguetes de mi hijo, siempre les respondo lo mismo, búscale y pregúntale a él. Así el funciona mejor, se siente mejor pq le respeto igual que me gustaría a mi que me respetarán con mis cosas.

    ResponderEliminar
  9. Un punto de vista muy sincero y realista acerca de este tema. Yoe stoy justo en esta época. Bajamos al parque y mi hijo baja su moto pero quiere el carrito que tiene la vecina q a su vez quiere la moto de mi hijo y todos van igual pero más o menos comparten así que yo sí quiero q él comparta porque está solo y si quiere lo de los demás él debe estar dispuesto también a dar algo a cambio. Un besote

    ResponderEliminar
  10. Como mamá, me gusta mucho tu post, muchísimo, el otro día leí un artículo de un padre en el que también comentaba que por ejemplo, en el colegio de sus hijos, tienen la norma de no compartir jamás, es decir, un niño juega con un juguete hasta que se canse o se aburra de él, y es entonces cuando puede cogerlo otro, incluso si van al baño, se lo guardan hasta que vuelva, y lo mismo hacen con todo, al principio me sorprendió mucho porque desde pequeños nos enseñan que hay que compartirlo todo, pero ese padre tenía mucha razón en algo que dijo al final del artículo, y es que si le enseñas a un niño que puede coger lo que quiera, solo porque lo quiera, y lo va a conseguir en ese mismo instante, ¿qué les estamos enseñando? Que cuando sean adultos, salgan a la calle, y se enfrenten a la vida real, van a ver que no es así, que hay que esperar a que las cosas sucedan como uno quiere, y que a veces no siempre suceden como uno quiere. Desde luego he cambiado mucho mi forma de pensar al respecto. Muchas gracias por tu post, me ha gustado muchísimo

    ResponderEliminar
  11. Los hijos es lo más importante que tenemos en nuestras vidas, y una educación eficiente es super importante. Muchas gracias por los consejos que nos has dado, nos resultarán muy útiles a la hora de educarlos. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Madre mía jajaj as cierto, yo lo veo con mis primos !!! La que se lía cuando uno no quiere compartir algo con el otro los padres se cabrean y los dos acaban a leches entre los dos... pero buen solo tienen 3 añitos me imagino que con el tiempo acaban aprendiendo y son conscientes de lo importante que es compartir! Un saludo!!

    ResponderEliminar
  13. Yo creo que el niño debe de aprender solo a compartir, si se lo obliga lo verá como una obligación y eso no es bueno, todo es tiempo al tiempo. Deben de madurar como en todo, ¿no?
    Interesante- Besos.

    ResponderEliminar
  14. Este es un tema que todavía no puedo opinar pero amar es compartir y es algo que se inculca a los hijos desde pequeños y claro tambien dando ejemplo ;-)
    xoxo, Ginger Lovely Lifestyle

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa! me ha gustado mucho el post porque tratas muy bien un tema que no todos los padres saben llevar. Por un lado están los del sempiterno "hay que compartir", que vale, hay que ser generoso pero también hay que marcar unos límites, y por otro están los de "que se lo vas a romper!" Me parecen muy correctos los puntos medios que has marcado :) ojalá hubiera mas madres tan sensatas. Besos!!

    ResponderEliminar
  16. Excelente articulo, yo he trabajado con niños y es lamentable cuando los niños no saben compartir con los demás, es una tarea que no aprenden en casa.

    Hay muchas cosas que los padres necesitan trabajar con los niños y esta es una de ella. Un tema que que vale la pena compartir con los padres.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Creo que es un tema delicado y cada debe actuar según su conciencia Y la educación que queramos darle a nuestros hijos, yo creo que debemos hacer entender a los niños que compartir con otros niños es muy positivo pero sin obligarles a nada, un saludo

    ResponderEliminar
  18. Hola guapa! Qué buen artículo para padres. Yo tengo amigos con hijos y cuando se juntan todos se montan unos pifostios con los juguetes... yo soy partidaria de que el niño desarrolle su propio sentido de la generosidad y compartir, pero a veces ves cosas que te hierve la sangre de que los padres no hagan nada, como en todo lo ideal es el punto medio.

    ResponderEliminar
  19. Los niños son esponjas y absorben rápidamente todo lo que se le enseña. Ninguna práctica llevada al extremo es buena, menos cuando se trata de nuestros hijos. La experiencia me dice, que sí que es bueno compartir, empatizar y divertirse pero, nunca a costa de dejar de disfrutar tú y en este caso, compartir cua realmente lo sienta. Lo demás vendrá con el aprendizaje de los años.

    ResponderEliminar
  20. Los niños son esponjas y absorben rápidamente todo lo que se le enseña. Ninguna práctica llevada al extremo es buena, menos cuando se trata de nuestros hijos. La experiencia me dice, que sí que es bueno compartir, empatizar y divertirse pero, nunca a costa de dejar de disfrutar tú y en este caso, compartir cua realmente lo sienta. Lo demás vendrá con el aprendizaje de los años.

    ResponderEliminar
  21. Creo que todo este tema está en el ejemplo que damos. Los niños aprenden lo que ve y si en casa o en el cole ven que todos pelean por lo que "es de ellos" eso es lo que va a hacer todo el tiempo. La mejor fórmula? ni idea, pero definitivamente en un mundo ideal sería uno donde no haya apegos y que no se pongan como perros rabiosos cada que alguien toque lo que es suyo. Nada peor que los niños pataletosos por cosas materiales, luego se vuelven así con las personas y más adelante ya vemos como son de adultos...

    En fin, educar hijos no es sencillo :)

    ResponderEliminar
  22. Vaya pues he de reconocer que yo cometí el error de obligar a compartir, claro siempre nos imponen la idea de que compartir es bueno, que se tiene que aprender a compartir, que no racionalizamos y en vez de buscar medios, directamente imponemos y juzgamos, creo que es necesario que cambien mi perspectiva. Gracias.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Ciertamente es un tema delicado, y que cada padre lleva de una manera diferente. La experiencia me dice que dejando a mi hijo decidir, adquiere mayor consciencia sobre sus actos. Soy educadora infantil y esto unido a la experiencia de ser madre, me ha llevado a estas conclusiones.

    ResponderEliminar
  24. Estoy totalmente de acuerdo contigo, de hecho ya había leído tu post antes sin saber que era tu blog.
    No se puede obligar a los niños a ser sumisos y compartir sus juguetes, no podemos enseñar a los niños a que se dejen avasallar por aquellos niños que quieren todo lo que no es suyo, como bien dices con el tiempo aprenderán que compartir es divertido.

    ResponderEliminar

Gracias por contactarme!