Buscar este blog

jueves, 26 de abril de 2018

Venecia con niños en 4 días






Venecia era un sueño por cumplir desde que era niña, por lo que os imaginaréis con la ilusión y las ganas con las que preparé este viaje.

Fue un viaje de 4 días y 3 noches con mi marido y mi hijo de 6 años, y he de decir que Venecia  ha sido todo un acierto para el peque, porque le ha encantado y está deseando volver.

Es un destino muy atractivo para los niños, porque el hecho de que esté todo rodeado de agua y de que haya que desplazarse en barco por la ciudad es toda una novedad y una diversión para ellos. Está claro que hay que andar bastante, pero hay muchos sitios para parar y descansar, tomarse un rico helado italiano, saborear un refresco o comer una pizza, ver tiendas, gente, ambiente....por lo que no se hace en absoluto pesado el visitar la ciudad con niños.


Para esta ocasión reservé un pequeño apartamento por medio de Booking, en el distrito (que es como se denominan a los barrios allí) de Castello, a unos 10 min andando de la Piazza San Marco.
El apartamento se llamaba "Residenza al Giardino", era un poco justito pero con todo lo necesario, un salón-dormitorio, un baño y una cocina-comedor, todo muy reducido, pero suficiente y de precio bastante bien, 330€ las 3 noches. Estaba muy próximo al hospital, en una zona muy tranquila y al final de la calle había un supermercado y la parada de vaporetto "Ospedale", desde la que salen los vaporettos con destino a Murano y Burano entre otros..., en definitiva, nos pareció que tenía una ubicación perfecta.

Para recorrer la ciudad, al salir de la estación de tren, compramos en las taquillas que hay junto a la parada del vaporetto, la Tarjeta de Transporte de 24h (las hay también para 48 o 72h) al precio de 29€ por persona, pero cogimos una oferta de adulto+niño y nos salió un poco más barato. 
Yo te recomiendo que hagas uso de estas tarjetas, porque el billete único cuesta 7,50€ y con estas tarjetas tienes viajes ilimitados durante 24h, 48h o 72h, por lo que te da para pasearte bastante por la ciudad. 
No puedes dejar de hacer el trayecto de la línea 1 que recorre el Gran Canal y la línea 2 que recorre la ciudad por las afueras haciendo paradas en varias islas. Sobre todo y si tienes oportunidad, recorre el Gran Canal de noche, te encantará (imágenes de las rutas más abajo).
En nuestro caso, al estar sólo 3 noches, no fuimos a Burano, Murano o Torcello, que es muy típico, porque preferimos recorrer Venecia a conciencia y dejar para otra ocasión las otras islas, así siempre tenemos excusa para volver jeje.



Hay otras tarjetas turísticas, la Venecia City Pass, que sirve para acceder a iglesias, museos, etc..., pero nosotros no la cogimos porque con un niño de 6 años teníamos nuestras dudas de si aguantaría o acabaría por aburrirse y darnos el día...., así que sólo entrábamos a aquellos lugares que estaban abiertos al público, que no eran pocos! había montones de iglesias abiertas y totalmente gratuitas; entramos a unas cuántas, y a otros monumentos entramos pagando, como por ej al Campanile San Marco y al Palazzo Contarini del Bobolo.


¿Y qué contar de Venecia que no se haya contado ya? jaja, ¡nada! es mejor verlo en persona, andar mucho, descubrir por ti mismo, investigar, perderse por sus calles y hacer muuuuuchas fotos. La mejor manera de ver Venecia es "patear" la ciudad a tu aire y sobre todo alejarse de las zonas concurridas para poder disfrutar y exprimir al máximo esta preciosa ciudad. Yo había leído mucho, me había informado de todo y siempre me daban el mismo consejo "piérdete por sus calle y descúbrela por ti mismo", y de verdad que es así, coincido totalmente, pero con una puntualización...., lleva un plano contigo y no dejes de controlar en todo momento en dónde te encuentras y a dónde tienes que volver jajaja, porque te pierdes, literalmente.


¿Los lugares que más me han gustado de esta ciudad? Muchos..., pero si tengo que destacar alguno, sin duda destacaría el Gran Canal, ¡im-pre-sio-nan-te! Está lleno de edificios preciosos, bellísimos palacios, mucho ambiente, terrazas románticas, restaurantes, tiendas, góndolas, el Puente Rialto..., sin duda es el alma de Venecia. Otro de los lugares que destacaría es La Piazza San Marco,de visita obligada que tiene algunos de los edificios más importantes de la ciudad como la Basílica de San Marco, el Palazzo Ducale, el Campanile y la Torre dell'Orologio . Me impresionó mucho también La Salute, majestuosa, grandiosa, ¡preciosa!. Y un edificio que descubrí leyendo foros y que me enamoró con sólo verlo en fotos fue el Palacio Contarini del Bovolo, un pequeño y escondido palacio veneciano que tiene una original y bonita escalera de caracol con muchos arcos y que lo hace completamente especial y bonito. Pero sin duda, el lugar que más me sorprendió y que me causó una sensación hasta ahora para mi nunca vivida, fue la salida de la estación de tren Santa Lucía al llegar a Venecia...., porque pasas de ver un recorrido poco atractivo sobre el mar, trenes y gente con maletas, a salir a la calle y tropezarte con el Gran Canal lleno de barquitos....con la bonita Iglesia de San Simeone Piccolo enfrente y el Puente Scalzi a la izquierda..., fué una imagen que me dejó sin palabras y se me saltaron hasta las lágrimas; en ese momento pensé "ya estoy aquí, por fín, lo he conseguido, no estoy soñando".


(Gran Canal, Puente Rialto)


(Piazza San Marco, Campanile y Palazzo Ducale)


(Vistas desde El Campanile)

(Palazzo Contarini del Bobolo)

 
(La salida desde la Estación de tren Santa Lucía)

(La Salute y calles de Venecia) 

(Arsenale y Puente de los Suspiros)
¿Lugares dónde comer, cenar o tomar algo? Pues allí de todo esto hay mucho jeje, pero también muy caro. Por si no lo sabéis, en los restaurantes de Italia cobran por todo, por el cubierto, por sentarte en la terraza y si estás junto al canal es más caro aún y la bebida a precio de oro. Os aconsejo que no os dejéis engatusar por los bonitos restaurantes con terraza junto al gran canal porque la cuenta no bajará de 70-80€ por persona. En Castello hay montones de restaurantes bien de precio, nosotros dimos muchas vueltas buscando y al final nos decidimos por el Restaurante Taverna San Lío, un sitio tranquilo, con una decoración bonita, elegante y original, todo estaba muy rico, el camarero que nos atendió hablaba un poco de español y se interesó por saber de dónde veníamos y darnos alguna recomendación sobre la zona. La comida nos costó 60€ (3 bebidas, 3 platos de pasta y 2 cafés).
No salimos a ningún restaurante a cenar, pero sí compramos pizzas para llevar en una pizzería que nos había entrado por el ojo desde que llegamos y que teníamos cerca del apartamento, es la Pizzería Cip Ciap , las pizzas de allí están exquisitas. 
Los helados en toda Italia son lo mejor de lo mejor, no los comerás tan ricos en tu vida jaja.  Nosotros los probamos en 2 heladerías, una cerca de la Piazza San Marco y otra cerca de la Torre del Arsenal.
Aquí también hay Burguer King jeje, y el día que volvíamos comimos en el Burguer que hay frente a la estación de Santa Lucía. El precio es como aquí en España, pero las salsas las cobran y sólo puedes entrar a los aseos si has comprado algo allí, pues te dan un código en el ticket con el que entrar al baño.
Y un caprichito que me dí junto a la Laguna de Venecia viendo el atardecer, sentada en una de esas terracitas que antes os he recomendado no visitar para comer o cenar jajaja, fué el de tomarme un Spritz Campari, la bebida típica del norte de Italia que toman los italianos a modo de aperitivo, lo mismo que hacemos aquí con las cervezas jaja. Me llamó la atención esa bebida de color rojo que servían con pajitas negras, hielo y rodajas de naranja y que probamos por primera vez en Verona, pero que aquí en Venecia estaba mucho más buena, tiene un sabor agridulce que me recuerda al better pero más dulce y rico, probarlo, os gustará. Aquí en España también lo hacen pero no tan bueno. Hay 2 tipos, Spritz Campari o Spritz Aperol, nosotros probamos los 2 y yo me quedo con el primero, está mucho más rico.


Souvenirs y recuerdos hay para comprar todos los que queráis, pero mirar mucho y no os quedéis con lo primero que veáis, porque los negocios, en su mayoría regentados por extranjeros, hacen su agosto con los turistas y ponen el cartel de "oferta" a todo, para que piques. Justo enfrente de la Taverna San Lio de la que os hablaba, hay una tiendecita de souvenirs en la que trabaja una chica latina, muy amable, y lo vende todo a muy buen precio (lo que en otros sitios comprarías a 2€, aquí lo tienes a 0,75€). Yo compré imanes de nevera a 0,75€ y tapones para botellas de vino en cristal de murano a 3€. También me traje una máscara veneciana pequeñita, que me costó 26€ y que compré cerca del Puente Scalzi a un señor veneciano que pintaba las máscaras artesanalmente, preferí pagar un poco más pero comprarle a alguien del lugar y que vive de un oficio tan bonito. 



En general, la vida en Venecia es bastante más cara que en cualquier ciudad de España; los productos del supermercado son mucho más caros, excepto la pasta, que para nuestro asombro estaba más barata que en España, sobre todo la marca Barilla, que aquí está carísima y allí desde 0,45€ tenías un paquete de espaguetis. 

Lo que sí que está genial y agradecería que en España se tomase buena nota de ello, es el tema del transporte público, que allí es barato, rápido y puntual, y aquí ninguna de las 3 cosas. Allí nos movíamos en tren de una ciudad a otra (este viaje es parte de un tour que hicimos por el norte de Italia) y no en un tren cualquier, sino en el Frecchia Rossa, que es como nuestro Ave, y a unos precios de risa, 33€ los billetes de los 3 desde Turín a Milán y 1h de viaje, y 22€ de Milán a Verona en 1,30h, para que os hagáis una idea.

Nosotros hemos viajado en agosto y hemos tenido mucha suerte, porque no ha hecho excesivo calor, más o menos tuvimos la misma temperatura o incluso algo menos de lo que solemos tener en casa. Tampoco nos hemos agobiado mucho con la gente, teníamos algo de preocupación por lo que nos habían dicho de que estaba todo saturado de turistas en agosto y que no se podía ni andar por las calles....y nada de eso para nosotros ha sido cierto, pues si que hay gente, pero no tanta como para no poder andar o sentarte a comer en un restaurante, o visitar un monumento..., no sé si el hecho de que somos de Valencia influye y estamos acostumbrados a las aglomeraciones de las Fallas, que la cantidad de gente que había en Venecia cuando fuimos nosotros no nos impresionó ni molestó en absoluto, será que estamos inmunizados jajaja.
Una advertencia si que os hago, viajéis cuando viajéis a Venecia, llevaros un repelente de mosquitos, porque los hay a capazos y pegan unos picotazos que duran varios días, el algo normal en esta zona rodeada de agua por todas partes.

En resumidas cuentas, a nosotros nos gustó mucho Venecia, es un lugar como de cuento, tiene mucho encanto, se respira arte y cultura por sus calles...., tiene mucho ambiente, es maravillosa y un destino perfecto para viajar con niños tengan la edad que tengan.








domingo, 18 de febrero de 2018

Asturias y los Picos de Europa




Hace unos años estuvimos en Asturias de turismo rural con unos amigos. Aún no teníamos niños, por lo que fue un viaje de amigos en parejas.

Fue un viaje que recuerdo con muchísimo cariño, pues estuvimos con unos amigos de Sevilla y unos amigos de Bilbao, a los que apenas vemos por la distancia entre nuestras localidades. 
Nos lo pasamos como nunca, nos reímos muchísimo y disfrutamos como niños de esa semana juntos.

Era el puente de diciembre. Reservé una casita rural en Cavandi, una pequeña aldea de Panes (Asturias), en lo alto de la montaña, con unas vistas increíbles a los Picos de Europa. La casita era una antigua escuela rehabilitada y convertida en casa rural, de 2 alturas, con 3 habitaciones y 2 baños, un cómodo salón con chimenea y una cocina-comedor enorme. Lo mejor sin duda era el exterior de la casa con un precioso patio de suelo rústico de piedra y barandillas de madera, y una enorme explanada de hierba verde.


Hicimos montones de excursiones por la zona, pues hay bastantes rutas y senderos por allí. Visitamos muchos pueblos bonitos y pintorescos, tanto de la provincia de Asturias como de la provincia de Cantabria, ya que estábamos prácticamente entre las 2 provincias.


De Cantabria destaco muchos paisajes verdes, valles preciosos llenos de vida y pueblos divinos de la comarca de Liébana, que es la zona por la que más estuvimos, como por ej Potes, que es conocido como la villa de los puentes y las torres, y sus callejuelas antiguas y sus caserones señoriales, hacen que parezca que estés en otra época, paseando por sus calles. 
Nos sorprendió mucho también San Vicente de la Barquera, que es un pueblo marinero precioso. Su bonita plaza central y la calle que cruza el pueblo, llena de edificios con arcos que le dan un aspecto muy rústico y especial. Aquí pasamos un día entero disfrutando del lugar. 
Unquera también es un pueblo muy grande que tiene un bonito puente de hierro por el que teníamos que pasar casi a diario para visitar otros municipios. Muy cerca está una cueva que visitamos, la Cueva de El Pindal, que tiene unas pinturas rupestres muy bien conservadas, se encuentra junto a los acantilados y un bonito mirador.


De Asturias visitamos más cosas. Pasamos una mañana en Arenas de Cabrales, dónde comimos de maravilla y compramos muchas cositas ricas para la familia. 
Cangas de Onís nos gustó mucho también, sobre todo su Puente Romano con la cruz , una maravilla. Desde Poncebos cogimos el funicular que nos llevó hasta Bulnes, un diminuto pueblo de no más de 20 casas que es como de cuento y desde dónde comienza la Ruta del Cares. 
Visitamos también Covadonga con su impresionante Santuario, y los Lagos Enol y Ercina, visita que recomiendo a todo aquel que vaya por la zona porque es digno de visitar, eso si, la carretera da un poco de miedito jeje, es bastante estrecha y hay tramos dónde solo cabe un vehículo, por lo que hay que estar constantemente cediendo el paso y a muy baja velocidad, pero las vistas desde arriba merecen mucho la pena. 


Teníamos la casita muy próxima a uno de los símbolos más representativo de los Picos,el Naranjo de Bulnes, o Pico Urriellu, como se llama realmente; ¿y porqué lo de naranjo? pues por el color anaranjado de la piedra caliza de la que está formado y cuando le da el sol en cada atardecer, se vuelve de color naranja más intenso y de ahí su nombre.


Pasamos también a la provincia de León, desde la que iniciamos la ruta del Cares, al contrario de como se suele hacer, pero es que es la parte más bonita, y como no la íbamos ha hacer entera..., no queríamos perdernos la parte más impresionante. Y bueno, ¿que queréis que os diga? que es espectacular, sin duda, una actividad obligada si quieres disfrutar de los Picos de Europa con toda su esencia. Caín de Valdeón es el pueblecito dónde se inicia la ruta, comimos allí en un restaurante típico de montaña que hace comida casera de toda la vida y dónde me comí una fabada riquísima. Hicimos parte de la Ruta del Cares después de comer y antes de que oscureciera nos dimos la vuelta y regresamos a los coches, para continuar la carretera de vuelta hacia Cangas y de ahí a Panes.


Lo bueno de este viaje fue que lo teníamos todo bastante organizado; mi amiga Raquel que es súper organizada y le gusta mucho la montaña, se encargó de organizar un poco el viaje y las rutas, y de esta manera disfrutamos mucho de la montaña; yo me ocupé más de la parte cultural, vistas a monumentos, pueblos..., y a buscar alojamiento; y los chicos se encargaron de la parte gastronómica, comprar, restaurantes, etc... Yo os recomiendo que si hacéis este tipo de viaje, os informéis mucho antes sobre todo en invierno, pues a veces no se puede pasar por algunas carreteras a causa de la nieve, y hay que tener un buen coche, a ser posible 4x4, para aquella zona. 

No pudimos visitar todo lo que quisimos porque tuvimos algún contratiempo y hubo que cambiar planes, pero aún así vimos bastante y así nos sirve de excusa para volver jeje.

Guardo muy buenos recuerdos de aquellas tierras tan verdes, tan naturales, esos pueblos tan auténticos, aquellas montañas plagadas de vacas, cabras, aves rapaces... Sin duda volveremos.





miércoles, 20 de diciembre de 2017

Mercadillos Navideños Europeos




No hay temporada que me guste más que la Navidad. ¡Me encanta!, soy muy navideña, y como en casi todos los hogares del mundo, en el nuestro también montamos nuestro árbol de navidad en familia, decoramos la casa, ponemos lucecitas, colgamos un adorno en la puerta de entrada...y hacemos compras navideñas.

Para nosotros la navidad está llena de tradiciones. Una de las cosas que más nos gusta hacer es visitar Mercadillos Navideños y siempre que podemos nos acercamos a visitar los que tenemos cerca o los que nos pillan de paso si hacemos algún viaje.

En España hay una "pequeña tradición reciente" sobre esto de los mercadillos navideños, pero en otras ciudades europeas son toda una tradición y un reclamo turístico, y es aquí dónde voy a centrar mi post, en estos mercadillos de ciudades europeas que espero ir visitando poco a poco.

Me resulta muy curioso conocer cómo se celebra la navidad en otras partes del mundo, las costumbres, gastronomía, que artículos se compran, cómo se adornan las casas, los comercios, las calles...como se vive el espíritu navideño en cada lugar del mundo.... y creo que es por todo eso que me llama la atención tanto el tema de la navidad fuera de mi país. Y que conste que no he visitado ninguno de los que voy a nombrar, pero como buena viajera, me llevo documentando sobre ellos desde hace tiempo y por eso os cuento a vosotros lo que he ido descubriendo...


Francia

Uno de los mercadillos más bonitos de Europa se encuentra en Estrasburgoel famoso “Christkindelsmärik”. Fijaos si es tradicional, que se remonta al 1570, siendo uno de los más grandes del continente y el más antiguo de Francia. Está situado en la plaza Broglie junto a la catedral. En el año 2014 fué considerado como Mejor Mercado de Navidad de Europa. En él se puede comprar desde árboles y adornos de navidad, a comida y bebida típica alsaciana y por lo que me comentan, uno no puede marcharse de allí sin probar la confitería local.


En Colmar hay otro precioso mercadillo navideño, muy entrañable. Cierto es, que ayuda mucho el aspecto medieval que ya tiene el lugar, para hacer de este mercadillo un verdadero cuento de navidad, yo diría que es el más bonito de todos por su emplazamiento. El casco histórico de Colmar, en la región francesa de Alsacia, se adorna e ilumina como un cuento de hadas. Es un pueblo muy bien conservado, que cuenta con edificios de estilo gótico alemán y renacentista, varias iglesias antiguas y museos que en navidad, brillan más que nunca gracias a la iluminación navideña.



Austria

El mercadillo de Viena es otro de los más llamativos.Tiene más de siete siglos de antigüedad. Está situado frente al Palacio de Shoenbrunn, en la plaza del Ayuntamiento, que se viste de gala de tal forma que quién la visita afirma estar dentro de un cuento de navidad. Se respira el espíritu navideño con su árbol gigante decorado con corazones, un teatro de títeres, un carrusel y más de cien casetas de madera donde encontrarás de todo, artesanía local, adornos navideños para decorar y gastronomía típica de la zona.
Una tradición en Viena es tomar chocolate caliente, además de degustar el famoso vino caliente, capucchinos,  dulces y galletitas, mientras se escuchan de fondo los villancicos que suenan en el interior del Ayuntamiento (Rathausplatz).



Alemania

Alemania es la cuna de los mercados de Navidad (o Christkindlesmarkt, en alemán).

Núremberg cuenta con el  mercadillo navideño más grande del país y según el parecer de muchos, el mejor mercadillo de Navidad de toda Alemania. Es el más antiguo del país, pues su origen se remonta a 1628. Se inaugura cada año el viernes anterior al primer domingo de adviento con un discurso que recita un chico vestido de ángel a las puertas de la iglesia.
Uno de los principales atractivos de este lugar es pasear por sus preciosas calles y plazas peatonales con aire medieval, degustando sus famosas bratwurt en una mano y en la otra un buen vaso de Gluehwein, un vino caliente con un toque de especies, y hay que probar también las típicas Lebkuchen (una especie de galletas con especias y miel muy decoradas que se ven por todas partes).
Lo más típico para regalar: los zwetschgenmännle, figuritas decorativas fabricadas con ciruelas secas, y los ángeles de papel.



La ciudad de Colonia tiene el mercadillo más significativo de Alemania, aunque realmente en cualquier plaza de la ciudad puedes encontrar pequeñas casetas de artesanos, de bebidas o comida, rodeadas del mas típico ambiente navideño. En Colonia hay siete mercados y entre ellos destaca el de Am Dom, que se levanta frente a la Catedral gótica de Colonia con piezas de artesanía de gran calidad y deliciosa gastronomía local.




Los más de 50 mercadillos de Berlín son de visita obligada si visitas la ciudad en navidad, especialmente el que hay junto al Castillo Charlottenburg por su encantadora situación y la gastronomía típica que puedes degustas en sus más de 100 casetas.
El mercadillo más grande es el de Spandau, donde los fines de semana llega a reunir más de 400 casitas de madera donde las compras y la diversión están aseguradas; está situado en pleno centro de la ciudad y muy cerca de Alexanderplatz. Otros de los más famosos son los de Gendarmenmarkt, el del Ayuntamiento Rojo y el del Palacio de la Ópera.
Pero no todo aquí en Berlín trata de comprar artículos de Navidad, sino que la idea es salir, disfrutar del buen ambiente, zamparse unas buenas salchichas alemanas y tomarse unos vinos calentitos de la zona; os hablo nuevamente del Glühwein y está hecho con vino tinto, canela, azúcar y rodajas de naranja y se sirve bien calentito. Hay que probar también uno de los platos más típicos de la gastronomía navideña, los Lebkuchen y Welfenspeise.
A partir del día 24 de noviembre abren todos los mercadillos hasta que terminan las fiestas.




El mercadillo navideño de Dresde tiene casi seis siglos de historia, sus orígenes se remontan a 1434. Está situado en la plaza de Altmark, se llama Dresden Striezelmarket y debe su nombre a una tarta de frutas llamada striezel. Además, el segundo fin de semana de diciembre se celebra un concurso en el que se elige la mejor tarta del año.
La ciudad alberga hasta 11 mercados navideños diferentes que se extienden hasta la estación principal de ferrocarril y la Albertplatz , y que van desde lo más tradicional a un mercado medieval.
Hay multitud de actividades y cosas para hacer, como la casita Pflaumentoffelhaus, donde los más pequeños elaboran sus regalos; la casita de pan de especias; la casa de los cuentos; la panadería navideña; el cine de los duendes; el teatro de títeres junto al calendario de Adviento, y no hay que olvidar a la princesa del pan de especias.
Se celebra también la fiesta del bollo navideño que consiste en estirar un bollo gigante desde el palacio Zwinger hasta el mercado Striezelmarkt, donde finalmente se corta y se reparte entre la gente.




Los orígenes documentados del mercadillo de Sttutgart se remontan a 1692, y recibe entre tres y cuatro millones de visitantes. El Ayuntamiento recibe más de mil solicitudes para instalar una caseta en el centro, pero las elegidas nunca son más de trescientas.
Las casetas de madera se adornan e iluminan de manera excepcional, ya que compiten entre sí por el premio a la “mejor decoración”, y muestran y venden todo tipo de regalos: juguetes de madera, figuritas del belén, joyería, artesanía y toda clase de dulces y delicias gastronómicas de cualquier parte de mundo.
Para celebrar la inauguración de este mercadillo, el Coro de Voces Blancas de Stuttgart ofrece un programa musical que gusta mucho a sus gentes. Todos los días se organizan actuaciones en vivo con villancicos populares en el patio del palacio de Altes Schloss. Desde la plaza de Schiller hasta la plaza del Mercado se respira ambiente navideño.
No puedes dejar de probar el famoso Hutzelbrot, pastel de frutas y nueces, que se sirve acompañado de Glühwein. También es muy típico el pan de jengibre que se vende con formas de todo tipo.
Los niños también pueden disfrutar con un paseo en minitren y los más mayores pueden visitar el nuevo Museo de Arte, un cubo de cristal que ofrece una magnífica panorámica de la ciudad.



En Munich el mercadillo navideño está instalado en la Marienplatz, alrededor de un gigantesco abeto de 30 metros de altura adornado con unas 3.000 bombillas. Tiene su inicio con el encendido de las luces el día 1 de diciembre a las 5 de la tarde.
Sus orígenes se remontan al siglo XIV (Mercado de San Nicolás), aunque el primer documento que certifica su existencia data de 1642.
Además de las típicas tiendas de artesanía, juguetes, velas y comida y bebida, todavía el visitante puede asombrarse con alguna caseta que vende figuritas hechas a mano y hombrecitos construidos con higos.
En el Nuevo Ayuntamiento los visitantes podrán contemplar un belén gigante hecho por un importante escultor local, Reinhold Zellner.



Hungría

En Budapest también puedes encontrar un mercadillo bastante famoso y de lo más encantador, situado en la Plaza Vörösmarty, en el corazón de la ciudad. Cuenta con más de 100 puestos de madera con regalos, adornos y productos típicos de la cocina húngara como las salchichas a la parrilla (kolbász), carnes a la brasa o los Beijgli, que es un pastel de navidad relleno de semillas de amapola o nueces y pasas.
Hay otro mercadillo alrededor de la Basílica de San Esteban que tiene una pista de hielo y una preciosa decoración con luces.
Lo más característico de los mercadillos de Navidad de Budapest es que sus casetas son como pequeñas cabañas de madera que nos recuerdan a las que estamos acostumbrados a ver en las montañas y repletos de objetos típicos de la artesanía húngara.
La Navidad para los húngaros no es sólo una fiesta religiosa, si no que es también fiesta nacional, pues el día de San Esteban (26 de diciembre) fue cuando se fundó el Estado húngaro.



República Checa

Y a falta de un mercadillo navideño, Praga tiene cuatro. Están situados en 4 céntricas plazas de la ciudad. El que hay en la Plaza de la Ciudad Vieja es el mas bonito, tiene como atractivo un gran pesebre; el mercadillo que hay en la plaza Wenceslao es el mas grande; los otros están en Vinohradi y Plaza de la República.
En sus puestos se vende de todo: decoraciones y adornos navideños, velas, dulces de navidad, pan de miel y pequeños regalos.
Varias son las plazas y calles que se visten de Navidad con música, luces, comida y bebida, decoración y ambiente navideño...hacen de Praga un lugar ideal para pasear y comprar en navidad.



Bélgica

Bruselas es una ciudad dónde la navidad se vive de una manera mucho más tradicional que en la zona mediterránea y por supuesto también cuenta su mercadillo Winterwonders, uno de los más bonitos del país, con casetas, comida, música en vivo...., una delicia. Desde el 27 de noviembre hasta el 31 de diciembre se puede visitar.
Más de 250 casetas se colocan al rededor de la Gran Place, también una pista de hielo, un abeto enorme con un precioso nacimiento a tamaño real y una noria gigante en la Place Sainte-Catherine. Son dos kilómetros de puestos callejeros que hacen que en el centro de la ciudad se respiren aires navideños con aromas de chocolate.
Si visitas Bruselas durante éstos días puedes disfrutar de todos los eventos del Plaisirs d´Hiver, que es como denominan a las fiestas navideñas desde hace años, pues hay infinidad de actividades, atracciones, conciertos y actuaciones, desfiles...



Dinamarca

En Copenhague hay varios mercadillos navideños: Nytorv, Nihavn, Tivoli, Axeltorv y Christiania.
Si buscas un mercadillo alternativo con montones de casetas dónde venden artículos artesanos y handmande, tradiciones danesas y ambiente muy familiar lo encontrarás en el barrio hippy de Christiania, comunidad que vive alejada del capitalismo.
Si quieres ver algo único no te pierdas el mercadillo que ponen en el parque de atracciones Tivoli Gardens a partir del 11 de noviembre y hasta final de año. Es un escenario ideal gracias a sus casetas dónde comprar regalos y artículos de decoración, hay atracciones y espacios verdes. Miles de bombillas, pista de hielo para patinar al aire libre, conciertos, actividades para niños
Disfruta degustando la bebida caliente tradicional gløgg & æbleskiver, hecha a base de vino, y comiendo buñuelos junto a los canales del puerto de Nyhavn y escuchando villancicos y música tradicional danesa. Aquí los puestos se alinean a lo largo del muelle, donde las casas más antiguas de Copenhague se decoran con guirnaldas y luces de navidad, haciendo de este mercadillo uno de los más bellos de Dinamarca.
Y no puedes marcharte de Copenhague sin llevarte unos julenisser, que son unos graciosos gnomos que ayudan a Papá Noel a fabricar los juguetes.



Estonia

Y no podía faltar el mercadillo de Tallín, uno de los pueblos medievales más bonitos de toda Europa y su alta probabilidad de nevada, hace que sea aún más especial. El mercadillo data del siglo XV y se encuentra en la Plaza del Ayuntamiento, Raekoja Plats . Sin duda es uno de los mejores y más bonitos mercados navideños de Europa, no hay palabras para describirlo, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tiene un enorme abeto de navidad que preside el mercadillo.
Y para disfrutar de este cuento de navidad, hay que pasear por plaza con una bebida de vino caliente en una mano y alguna delicia gastronómica en la otra. No dejes de probar las sopas calientes, las salchichas o el chucrut.
En sus puestos puedes comprar preciosos artículos de artesanía de cristal, pieles de lujo, calcetines de punto y decoraciones de madera entre otras maravillas, mientras escuchas de fondo al coro cantando. También hay actuaciones y actividades para toda la familia.




Finlandia


Helsinki es la tierra de Santa Claus. El mercadillo navideño de Helsinki es el principal mercado navideño en Finlandia, está situado en la plaza del Senado, dónde también está situada la catedral, y tiene más de 120 casetas. Entre los artículos que encontrarás aquí destaca la artesanía finlandesa, los adornos navideños hechos a mano, postres y bebidas típicas de Finlandia. Además de un Tiovivo, Papá Noel visita a diario el mercadillo, lo que lo hace muy especial para los niños.

Lo tradicional  aquí en estas fechas es comer el plato típico: el cerdo asado o cocido (jamón de York) y beber glögi, una bebida de frutos del bosque un tanto amarga que se bebe caliente.



Suecia

Estocolomo tiene varios mercadillos navideños, pero el mejor de la ciudad es el de la Plaza de Skansen. Es como un museo al aire libre, pues podrás ver a los los artesanos suecos en acción realizando multitud de artículos de adorno o para regalar.
Te recomiendo que pruebes el tradicional glögg sueco, una especie de vino picante caliente, y las salchichas ahumadas, la carne de reno y de alce y los tradicionales dulces navideños suecos. Además, vayas por la calle que vayas, un agradable aroma a castañas asadas te acompañará.

Además, el 13 de diciembre se celebra en el mercadillo de Skansen, la tradicional festividad sueca de Lucía con numerosos conciertos.




Inglaterra

Inglaterra es otro de los países destacados en mercados navideños.
El de la ciudad Manchester es uno de los más famosos del mundo,  ocupando el primer puesto de la lista christmasmarket.com.
En Londres  ponen un mercadillo navideño en Hyde Park con parque de atracciones y pista de hielo  incluida.
El curioso mercadillo alemán de Birmingham os encantará, su noria, sus villancicos en directo, el vino caliente típico alemán, os trasportará hasta Alemania son sólo cerrar los ojos.

Hay otros muchos mercadillos navideños en Inglaterra cuya visita sería más que recomendable, en sitios como Nottingham, Exeter, Bath, Southampton, Portsmouth...



Polonia

En Polonia hay gran tradición de mercadillos navideños. Uno de los más conocidos es el de Wroclaw, una ciudad universitaria que en Navidad llena sus principales calles principales con puestos y atracciones.
Si tienes ocasión de visitar otras ciudades polacas, que sepas que en Cracovia y Varsovia hay también otros mercadillos importantes, así como en Zakopane, una pequeña ciudad, que tiene un extenso mercadillo que termina en lo alto de las montañas nevadas.



Varias de mis amigas viajeras de instagram han viajado en estas fechas a algún mercadillo navideño, por eso te invito a que te pases por sus biografías y ojees las fotos tan maravillosas que nos han dejado.

Mireia @mireiaast77  que ha estado en Praga.

Verónica  @mipatriaesmimaleta  que ha estado en Bruselas





jueves, 30 de noviembre de 2017

Calendario de Adviento de mamas bloggers y youtubers




Un grupo de mamas locas y divertidas, que además somos bloggers o youtubers, nos hemos unido para dar vida a un Calendario de Adviendo de Navidad, promovido por nuestra amiga Sandra del blog Mami Enamorada.


Y, ¿qué es un calendario de adviento?

El Adviento significa llegada; tiempo en el que la gente cristiana espera la venida de Cristo al mundo y para ello se preparan hasta que llegue el día 25 de diciembre para celebrar su nacimiento.

Es como una cuenta atrás y así se van descontando los días que quedan desde el 1 de diciembre hasta Nochebuena. Tiene su origen en una tradición alemana del siglo XIX, que cuenta que los niños encendían una vela en cada día del periodo de adviento.

En los años veinte se imprimió el primer calendario de adviento “físico”, que incluía tabletas de chocolate para cada día de espera. Hoy en día es una costumbre muy popular y generalizada en España y en casi todos los supermercados los venden rellenos de chocolate para los más pequeños, pero también existen otros más originales o caseros, que incluyen otro tipo de regalos como libros, juguetes, pequeños detalles, bombones, caramelos...; se pueden personalizar como se quiera, ya que admite de todo lo que uno pueda imaginar.

 Y es por ello que, Sandra tiró de imaginación, e ideó este calendario de actividades de adviento, en dónde cada día iremos abriendo un link con la actividad que toque ese día y que corresponderá a una mama blogger o una mama youtuber. 
Para descubrir cada una de las actividades sorpresa del calendario tendrás que visitarnos y acceder al link que encontrarás en mi página de facebook, twitter o instagram.
Cada día actualizaré este post con las enlaces diarios de cada actividad para que puedas seguirlo más fácilmente.

Si quieres conocernos un poco más a todas las que participamos en esta bonita iniciativa navideña, pincha ESTE ENLACE que te llevará directo al post principal que tiene Mami Enamorada y en el que habla de todas nosotras una por una.