Buscar este blog

jueves, 27 de abril de 2017

Cumpliendo un sueño llamado Disneyland Paris (1ª parte)




¡Sorpresa! (día 1)

Desde niña tenia la ilusión de ir a "Eurodisney", como lo llamaban cuando lo inauguraron. Ahora, con 37 años he podido hacer realidad ese sueño de niña y además, poder llevar a mi hijo a que disfrute de lo que yo llevaba añorando tantos años. Y éste inolvidable viaje ha sido posible gracias a mis padres, que han sido quienes nos han querido regalar el pellizquito que nos faltaba para poder despegar al fin (llevábamos ahorrando 3 años) y el octubre pasado pudimos ir.

Estábamos muy ilusionados y muy nerviosos, pues el peque no sabía nada, sería una sorpresa y se lo diríamos una vez estuviésemos el en aeropuerto, y así fue.
Lógicamente me veía preparar maletas y organizar el viaje y le dijimos que nos marchábamos unos días al pueblo, a la casita que tenemos en el interior de Castellón, y con eso él se conformaba, además de que le gusta mucho ir al pueblo, así que por esa parte estábamos tranquilos de que no se descubría la sorpresa y podíamos actuar con normalidad.



El día de la salida, me levanté pronto para ultimar los detalles del viaje y el peque casi que se levantó a la misma vez que yo, acostumbrado a madrugar para ir al cole. Lo hicimos todo como de costumbre, solo que era el día que salíamos de viaje hacia "el pueblo". Le extrañó que cogiésemos el camino de la izquierda en lugar del de la derecha como era costumbre para ir al pueblo (fijaos si es listo el niño para 4 años que tenía entonces!) y tuvimos que decirle que recogeríamos a los llallos en su casa de la ciudad para irnos juntos al pueblo, cosa que también le hizo ilusión.
Mis padres nos esperaban en la puerta de su casa, los recogimos y nos fuimos dirección al aeropuerto. Mi niño estaba un poco alucinado por ver a los llallos y ni reparó en que no llevaban equipaje. Conforme llegábamos al aeropuerto su curiosidad se iba despertando y decía "mamí, ahí pone a-e-ro-pu-er-to" (está aprendiendo a leer y lee las palabras a trompicones jeje). Al llegar y parar el coche me dice "mamá, ¿que hacemos en el aeropuerto?. Yo me hago la loca y le digo que no, que no es el aeropuerto, que se confunde a lo que me responde "no mamá, ahí pone que esto es el aeropuerto y además, hay carteles de aviones por todas partes". No pudimos evitar las risas jaja, nos mordíamos la lengua y hacíamos lo posible por que no nos viese las caras de nerviosismo. Siguió alucinando cuando mis padres se despiden de nosotros y les doy las llaves de mi coche, cogemos las maletas y entramos al aeropuerto. 
"Ala!! que grande es esto! ¿nos vamos al pueblo en un avión?" nos dijo nada más entrar...y ya se lo tuvimos que decir, no podíamos alargarlo más porque el pobre estaba descolocado jeje. Mi marido le dijo:
- ¿Sabes dónde estamos?
- ¡Si! ¡en el aeropuerto!
- Muy bien, y ¿qué hacemos aquí?
- No lo sé...
- Será porque nos vamos a un sitio, ¿no?
- ¿Al pueblo?
- No jaja, nos vamos a....¡Disney a ver a Mickey!
(..................momento de silencio y asimilación...................)
- ¿Y luego nos vamos al pueblo?
Imaginaros nuestra cara de bobos cuando el niño sólo piensa en irse al pueblo.
-¡No! ¿No te alegras? ¡Nos vamos a París y a ver a Mickey!
- ¿Si? ¿A París de la Torre Eiffel y a Disney?
- ¡Claro! y además ¡¡vamos al hotel de Rayo Mc Queen!!
Ahí ya se puso contentísimo jaja y no paró de hacer preguntas sobre el hotel, los aviones, París....


Embarcamos antes de lo previsto y nos vino fenomenal porque estábamos un poco cansados. El vuelo duró incluso menos de lo habitual dado el buen tiempo que había tanto en España como en Francia, aunque al llegar a París, estaba bastante encapotado y lloviznaba. Comimos en el avión unos bocatas que hice por la mañana; el avión aterrizaba a las 14:45.
Las maletas tardaron muchísimo en salir, y nos estaba esperando el personal del tour operador para darnos unas simples instrucciones y acompañarnos al autobús que nos llevaría a un mundo de magia e ilusión jeje. Desde el Charles de Gaulle tardamos casi 1h en llegar al parque Disney. Nos dejaron los primeros, eran las 17h.



El Hotel Santa Fe

La primera impresión respecto al hotel fue como estar en la misma película de Cars metidos jeje, ¡muy chulo!. La cara de mi hijo no tenía precio, ¡estaba emocionado! allí estaba en un cartel enorme su dibujo preferido ¡Rayo Mc Queen!.
La recepción bastante amplia y 3 personas atendiendo. Me daba un poco de apuro que no supiesen hablar español y tener que comunicarnos en inglés chapurreado porque de francés no tenemos ni idea..., pero para mi sorpresa, la chica que nos atendió hablaba español perfectamente y apenas se le notaba que era francesa.



Lo malo de leer muchos comentarios en foros de internet es que la gente te mete mucho miedo en el cuerpo y te alarman sin necesidad, pues yo había leído por varias personas que a los españoles no nos tienen bien mirados allí, que no saben hablar español y tienen que hablar por mímica, o que tardan mucho en buscar a alguien que sepa tu idioma y pueda resolver tus dudas...., pero no,nada de eso es cierto, la atención fue estupenda, muy rápida, resolvieron todas nuestras dudas y todo fue de maravilla. Hicieron el registro, nos dieron un plano del hotel, señalaron en el plano dónde se encontraba nuestra habitación, los horarios de desayunos, cenas, etc..., nos dieron las tarjetas para poder disfrutar de las comidas que llevábamos pagadas (solo los desayunos), las entradas de los parques, el pase de los clientes alojados en los hoteles del parque (que gozan de 2h más de estancia gratuita en los parques antes de su apertura al público), las tarjetas de la habitación y hasta nos dieron los papeles de la excursión organizada a París que habíamos contratado en la agencia de viaje (excursión que un poco más adelante os contaré lo que nos pasó con su tramitación y la suerte que tuvimos).
Antes de dirigirnos a nuestra habitación le pregunté a la recepcionista si podía hacer ya alguna reserva para un restaurante, concretamente para el Café de Mickey y me dijo que sí, por lo que procedió a tramitarlo; me ofreció 3 posibilidades, 2 comidas y 1 cena para que yo eligiese, y como queríamos hacerlo cuanto antes, lo cogimos para comer al día siguiente a las 14:00. No suele haber huecos en este restaurante, la gente reserva con varios meses de antelación, lo que pasa es que al querer ir a comer un jueves, tenía más disponibilidad que un sábado por ejemplo en el Café de Mickey (pincha en el enlace si quieres más información).

Nos dieron la habitación en el edificio Sally (la novia de Rayo), en la parte este del hotel, al final del todo. Como no, nuevamente los comentarios de internet vinieron a mi memoria...., que si pidiésemos que nos pusieran en los edificios más cercamos a recepción porque sino no llega el wifi..., totalmente incierto, porque el wifi llega estupendamente a todas partes y va de maravilla, lo único que es un poco lioso para registrarte en la página y que te acceso para conectarte, pero una vez que lo haces, va muy bien, ni se corta ni nada.
La habitación muy chula. Me gustó mucho. Es modesta, de tamaño medio (luego me he enterado leyendo en foros, que las habitaciones esquineras son más grandes que las demás, y ésta era una esquinera, quizás por eso la encontré de un tamaño adecuado que otros se quejaban de que eran pequeñas). La habitación está toda enmoquetada, decorada con dibujos de Cars, las lámparas son conos de los que se ponen en la carretera, encima del nórdico había como un camino de cama de Cars, y el baño parece un garaje jeje. En la tele se veían un montón de canales de diferentes idiomas y como no, el canal Disney, otro de dibujos Disney, otro con explicaciones del parque, etc....
Lo que eché en falta es un armario, pues lo que hay es solo un hueco en la pared junto a la puerta con perchas para dejar tu ropa. Tampoco hay minibar o nevera, que siempre viene bien si vas con niños pequeños y te quieres llevar yogures o comprarlos allí. También leí en foros que el gel de ducha que dejaban era muy escaso, pero para nosotros estuvo bien, nos dejaron 3 botecitos para 4 días y aún me sobraron 2 que me traje a casa jeje. Si bien es cierto que yo siempre me llevo champú y no uso lo que ponen allí para el pelo, y que hicimos 2 duchas allí cada uno, en total 6, y como el jabón hacía mucha espuma con muy poquito tenías bastante. Otra cosa que noté a faltar es un calefactor o estufita en el baño...., que no tenía ni radiador. Estaba todo a temperatura muy agradable, la calefacción funciona de maravilla, pero siempre para la ducha se pasa un poco de frío y nos hubiese venido bien algo más de calor en el baño. El baño si que era un poco pequeño, pero aún así tiene bañera y es cómodo.


Apenas deshicimos las maletas...., teníamos prisa por irnos a los parques, eso sí, nos cambiamos de ropa, ya que en Valencia teníamos 21 grados, una temperatura más que agradable, y allí llegamos con 14 y bajando según avanzaba la tarde.
Ya más abrigados, nos dirigimos a recepción y de allí a la parada del autobús que nos traslada gratuitamente a los parques. Hay quién dice que se han ido andando por no esperar jaja, no seáis tontos si vais, que hay una caminata de 15 minutos, y los autobuses tardan como mucho 5-7 min en llegar y otros 3-4 min en llegar a la puerta de los parques.
Todos los autobuses son dobles, están decorados con dibujos Disney y van abarrotados jaja, así que paciencia, raro es si cogéis asiento.

Cuando para el autobús, lo hace en una zona únicamente de paradas de autobús y taxi y detrás está la estación del RER, que para quién no lo sepa, es el tren de cercanías por así decirlo, que comunica los parques con París entre otros destinos. Cada parada de bus está asociada a un hotel por lo que siempre bajas y subes en la misma parada, hay que estar pendiente de esto no sea que te subas en otro bus y tendrás que volver a los parques para coger el bus que te lleve a tu hotel.



Primera tarde en Disneyland Paris



Cuando llegamos con el bus eran las 17:45 de la tarde y ya se había despejado un poco el tiempo, pero parecía que había llovido durante todo el día.

Conforme llegas, vas a dónde va la masa de gente jaja, porque realmente vas perdido y mareado y alucinado al mismo tiempo. A la derecha queda la estación del RER, de frente más o menos la entrada y a la izquierda está el Disney Village, que es una zona de tiendas y restauración que es parte de los parques pero que no es necesario pagar para estar allí y cualquier persona puede entrar a comprar o comer cualquier día, de hecho hay hasta Mc Donals.


Como decía, seguíamos a la masa de gente hasta llegar a unos tornos dónde había que enseñar las entradas y las mochilas y pasarlas por unos scaner. Esa ya es la entrada; a la izquierda está el parque Studios y a la derecha Disneyland. Esa tarde fuimos a Disneyland.
Nada más encarrilarnos a la derecha ya me puse nerviosa y saqué la cámara de fotos, mi marido el móvil y el niño empezó a dar saltos de alegría, pues teníamos allí enfrente el tan conocido hotel que sale siempre en todos los catálogos y que ya todos conocemos solo con verlo. Es muy bonito, como sacado de un cuento y es que...., precisamente ivamos a entrar en un cuento.

Hay que bajar unos escalones, bordear un pequeño lago y pasar por debajo del hotel para llegar a la entrada, dónde ya solo hay que pasar la entrada con tu código de barras por el torno para entrar. Allí hay personal del parque que muy amablemente te pasan la entrada y con una enorme sonrisa te saludan y te dan la bienvenida.

Nos quedamos con la boca abierta al entrar con toda la decoración de Halloween que había. Nos encanta esta temática y sin buscarlo previamente, nos encontramos que todo el mes de octubre el parque celebraba halloween, así que ¡estupendo!


Nada más dar 2 pasos ya vimos la masa de gente que se apelotonaba en las aceras del parque y entonces me acordé de que por las tardes hacen un desfile que se llama "Magic On Parade" y que en horario de invierno lo hacen a las 18h, y ¡justo faltaban 5 minutos! así que buscamos sitio en primera fila para verlo. No sabéis lo bonito que nos resultó, que nada más llegar nos encontrásemos con aquel desfile dónde vimos a un montón de personajes y sobre todo a los principales Mickey, Minnie, Donald, Daisy, Pluto, Goofy, las princesas, Toy Story... Una música como muy de cuento  acompañaba a los personajes, bailarines y carrozas. Mi hijo estaba alucinado, pero nosotros dos parecíamos unos niños, no salíamos de nuestro asombro, nos encantó.



Terminó el desfile y empezamos a adentrarnos en el parque. 
En el autobús que nos llevó desde el aeropuerto a los parques, habíamos conocido a una familia que también tenían un niño de la edad del nuestro y también era fan de Cars, así que los peques enseguida hicieron amistad y nosotros los padres pues más o menos también, por lo menos entablamos conversación y puesto que no conocíamos aquello, decidimos empezar a explorar el parque juntos. Ellos vivían en un pueblo a 15 km de dónde vivimos nosotros, la verdad que este puente el avión ¡venía cargado de valencianos!.

Nos hicimos las típicas fotos con el castillo de la Bella Durmiente al fondo y luego los niños se volvieron locos cuando vieron atracciones dónde subirse jaja. La primera a la que fuimos fue la de Buzz Lightyear Laser Blast que no tenía más que 5 minutos de cola, cosa que nos pareció rarísimo. Nos adentramos en esta galería inter-galáctica de disparos de láser, perfectamente decorada con temas espaciales y que dejó a mi pequeño con la boca abierta. Es una atracción muy infantil, no tiene ningún peligro, ni va a gran velocidad y se puede disfrutar en familia haciendo diana en las dianas y sumando puntos, las naves giran 360º y esto da mucho juego para poder ir disparando a diestro y siniestro, es bastante entretenido.
Esta atracción dispone de Servicio Disney FASTPASS (pincha en el enlace para obtener más información).


Justo al lado de la atracción de Buzz Lightyear hay otra atracción que gusta mucho a los peques, Orbitron. Sobre todo los pequeños disfrutan un montón al subirse a estas naves espaciales que suben muy alto y dan vueltas a un universo de planetas en órbita. Caben un adulto y un niño, como mucho dos sin son pequeños, o tres niños. Las medidas de seguridad son excelentes, los niños van siempre atados con cinturones de seguridad que dispone la atracción y el personal de dicha atracción controla uno a uno que estén todos correctamente atados antes de iniciar la vuelta o recorrido de la atracción. 
Aquí estuvimos un buen rato porque había bastante cola, y fueron unos 25 minutos, aunque el cartel que había al principio de la cola ponía que era algo menos. Esta vez subieron mi marido y mi hijo y yo me dediqué ha sacarles fotos. 

(una de las imágenes es propiedad de "photosmagique" y otra es de "Dan Brace")

Entre unas cosas y otras, se hicieron las 19:30h y el parque empezaba a cerrar atracciones un poco antes de las 20:00h, pues a esa hora hacen el espectáculo nocturno Dreams, y todas las atracciones han de estar cerradas por ser el fin de fiesta y posterior cierre del parque. 
Ya no nos merecía la pena investigar mucho más, así que como no había nada de cola en Buzz Lightyear, ¡repetimos! jaja 
Al bajar de esta atracción, se sale por un túnel que conduce a una de las tiendas del parque que tiene una variedad tremenda de cosas bonitas y caras para comprar. Allí agotamos nuestros últimos minutos antes del espectáculo y no me pude resistir a comprar las famosas "orejas de Minnie" que allí lleva todo el mundo. Mi marido se escapó esos 5 minutos que faltaban para el cierre de las atracciones para subir en Space Mountain, ya que no tenía cola y a mi no me apetecía mucho subir. A mi marido le gustó mucho la montaña rusa, me contó que no se ve nada, que es todo a oscuras y que hay como luces de colores por dentro mientras subes y bajas a toda velocidad sin saber lo que te espera jeje, seguro que estuvo genial, pero yo prefiero atracciones más tranquilas y quedarme con mi niño.


Faltaban 5 minutos para que empezase el espectáculo Dreams, buscamos un buen sitio y a disfrutar del espectáculo con los pelos de punta, ¡creerme!
Es un espectáculo musical dónde suenan las más conocidas canciones de las pelis favoritas de grandes y pequeños, mezclado con luces, fuegos artificiales, chorros de agua e imágenes proyectadas sobre el Castillo de La Bella Durmiente. Dura 20 minutos, pero se hace ameno y los niños lo disfrutan mucho. La sombra de Peter Pan es la protagonista principal del espectáculo, que se escapa y se esconde, mientras Peter intenta capturarla, yendo de cuento en cuento. Un espectáculo increíble, había leído mucho sobre esto en foros pero no me lo imaginaba tan bonito.




Al terminar el espectáculo nos dirigimos hacia la salida. No sabíamos muy bien a que hora cerraba el parque, no habían carteles por allí que lo dijeran, y preguntamos a personal del parque que nos dijo que a las 20:30 cerraban, pero que el Disney Village estaba abierto hasta las 00:00h. Nos habíamos separado de la familia que habíamos conocido allí pero habíamos quedado al terminar el espectáculo para buscar sitio para cenar, aunque con tanta gente fue imposible encontrarles y optamos por cenar en algún restaurante del Village.
Al ser nuestras primeras horas allí y además ser de noche, no nos orientábamos bien, así que decidimos no alejarnos de la entrada y zona de autobuses, y probamos a cenar en Annette´s Dinner, un restaurante inspirado en los años 50, de comida americana, en plan hamburguesas, perritos calientes, patatas fritas, nuggets y cosas similares. Hicimos algo de cola para entrar y que nos dieran mesa, pero mereció la pena. La decoración del local era genial, el personal muy amable (nuevamente nos atendieron en español, así que ni caso a los foros), iban vestidos como en los años 50 y algunos camareros llevaban patines, muy rollo americano. Sonaba música de fondo de la época. El precio es bastante más elevado de lo que pagaría en España en un lugar como éste, pero entiendes que Francia es más caro y si hablamos de Disney la cosa se dispara. Pedimos 2 menús con hamburguesa para nosotros y un menú infantil con perrito caliente, también una bebida grande para compartir mi marido y yo y nos costó 80€ la cena, ahí es nada.


Después de la cena nos fuimos a por el autobús que llegó enseguida y de ahí al hotel, ducha y a dormir hasta el día siguiente bien temprano, ya que nos avisaron de la odisea de los desayunos, pero eso ya lo dejo para mañana....

Ir al segundo día

Recomendaciones si viajas a Disneyland

1 comentario:

  1. que lindas fotos, te invito a mi blog www.mochilerofutbolero.com donde encontrarás todo lo referente a viajes de fútbol

    ResponderEliminar

Gracias por contactarme!