jueves, 5 de octubre de 2017

Una tarde en Milán.



Una tarde no da para mucho, más bien dicho, no da para casi nada....y menos aún si te cae un tremendo chaparrón encima y una tormenta, que ahogan tus planes.
Aún así, pudímos ver los 2 monumentos más importantes de la ciudad.

Nuestra intención era pasar como mínimo un día entero en Milán y al día siguiente salir hacia Verona, pero los vuelos a Milán tenían un pésimo horario y eran muy caros, por lo que busqué aeropuertos cercanos, y encontré el aeropuerto de Turín, a 1h en tren de Milán y a un precio de 27€ el billete. Ni me lo pensé. Estudié los precios de los vuelos más los billetes de tren y me salía mucho más barato que ir directamente a Milán y con mejor horario, por lo que eso hicimos:

- Valencia-Aeropuerto de Manises 10:30 - Turín-Aeropuerto Caselle 12:15
- Aeropuerto Caselle 12:45 - Turín-Stazione Porta Nuova 13:25
- Turín-Stazione Porta Nuova 15:05- Milán-Stazione Milano Centrale 16:05



Parece una odisea, pero nos salió todo perfecto; el vuelo llegó a su hora, tuvimos la suerte de poderlo enlazar de maravilla con el autobús que sale de Caselle Aeroporto hacia la estación de Turín (línea 27). Comimos en el Mc Donals que hay en la misma estación y a falta de media hora de la salida del Freccia Rossa 1000 (el "Ave" italiano), subimos al tren y esperamos pacientemente a que llegase a Milán. A la hora en punto entrábamos en Milano Centrale. Perfecto.

(Turín. Estación Porta Nuova)

Tengo que añadir, que estoy gratamente sorprendida con el servicio y la comodidad que aportan los trenes en Italia, son económicos en comparación a lo que pagamos en España y además rápidos, muy rápidos; el tren que cogimos para llegar a Milán alcanzaba los 370km/h.; lo vi ponerse a 290km/h en las pantallas informativas del tren. El trayecto fue muy cómodo y poco concurrido para ser agosto.

(Estación Milano Centrale)

La estación Milano Centrale es una pasada de bonita, no me la hubiera imaginado así nunca, es preciosa, enorme, impresionante y uno de los edificios más importantes de la ciudad, además de una de las estaciones de tren más importantes de Europa. Se encuentra en la amplia Piazza Luigi si Savoia.

Busqué un hotel cercano a la estación para no ir cargados con las maletas por media ciudad y aunque dí muchas vueltas por las webs buscando un hotel medianamente en condiciones y a buen precio, al final encontré el Ibis Milano Centro, en Via Camillo Finocchiaro Aprile, 2, a 10 minutos andando de la estación y a 20 minutos andando del centro de Milán.


Mi valoración sobre el hotel es que es un hotel única y exclusivamente para dormir, y por lo tanto no puedes esperar demasiadas comodidades.
Nos dieron una habitación en la primera planta con vistas a un patio interior en el que los trabajadores del hotel reciben mercancía, sacan la basura, y se ayudan para ello de carros muy ruidosos, por lo que a las 6:00h de la mañana ya estábamos despiertos debido al ruido. Una habitación diminuta, con 2 camas individuales de 80cm en las que teníamos que dormir los 3, porque no me pusieron cama para mi hijo, y en recepción me dijeron, en un "italiano-ingles" mezclado (porque no hablan español), que no tenían otra cosa, y que nos teníamos que conformar. ¡Ni os imagináis la incomodidad! y mi hijo colándose entre las 2 camas...fatal.
El baño diminuto, pero con todo lo necesario, gel de ducha, secador, enchufes..., pero sólo 2 toallas de ducha y 1 de mano.
La ubicación estupenda, eso sí, en una calle tranquila pero con servicio de tranvía cada 5 minutos y metro a 10 minutos andando.
El desayuno estaba incluido en el precio, pero era bastante escaso. Muchas cafeteras para dar servicio, pero tardaban en rellenar bandejas y bols. No había mucha variedad de fruta o fiambres pero sí variedad en panes. Un poco justo el comedor y ningún control en la entrada al mismo.

En general, es un hotel sólo para dormir y no muy recomendable si vas con niños, porque no los tienen en cuenta aunque lo ponga en la reserva.

(Basilica S. Babila, Casa degli Omenoni)

Dejamos maletas, descansamos un poco y nos fuimos andando al centro de la ciudad.
Salimos caminando hacia Corso Venezia, dónde se encuentra Porta Venezia. Nos llamó la atención la elegante Torre Rasini en la misma piazza Guglielmo Oberdan.
Seguimos adentrándonos en la ciudad por Corso Venezia y observando edificios preciosos como por ej el de Banca Ifis, la Fondazione Luigi Rovati, el impresionante Palazzo Bocconi con ese espectacular arco de entrada; Portaluppi Arch, el Palazzo Castiglioni y montones de tiendas de conocidas y caras marcas de ropa.
Cautivados nos dejó la entrada al Garaje de Corso Venezia 11, impresionante.
Al final de la avenida llegamos a la Piazza San Babila, dónde está la Basílica di Santa Babila, que es la tercera iglesia más importante de la ciudad. Es una bonita construcción de estilo milanés neoromántico, supuestamente del s.vi.
En esta plaza también hay muchas tiendas, pero para mi pequeño destacó sobre todo la tienda Lego jaja, que tiene en su escaparate una mini catedral de Milán construida con piezas de lego.

Nos encaminamos hacia la Piazza del Duomo por la conocida Corso Vittorio Emanuele II, calle de las tiendas interminables.


Desde que salimos del hotel, tardamos 25 minutos en llegar a la Piazza del Duomo, hicimos montones de fotos, disfrutamos de la preciosa y monumental catedral de Milán y cuando quisimos buscar la taquilla para poder subir a la misma y verla por dentro y desde arriba, ya la habían cerrado, eran las 18:00h. ¿Y qué puedo contaros de la majestuosa catedral de Milán? ¡Si es que es, ese tipo de monumento que habla por si solo! es simplemente alucinante. Es una catedral de estilo gótico que tiene casi 160m de altura y ocupa una superficie de 12.000m2, siendo una de las catedrales más grandes del mundo. 5 siglos tardaron en construirla, ¡casi nada!
Su exterior es de mármol blanco rosado, tiene infinidad de torres y estatuas, y en lo más alto está la Madonnina, estatua de cobre dorado que se a convertido en símbolo de la ciudad. Tiene una terraza panorámica desde la que se contempla toda la ciudad y que nosotros no llegamos a ver (que rabia!). En su interior más estatuas y obras de arte. Bajo el Duomo se pueden visitar las excavaciones arqueológicas.




Compramos algo para merendar y una botella de agua y paseamos por el centro recorriendo la Piazza del Duomo con su monumento central a Vittorio Emanuele II y el Palacio Real.

 La famosa Galleria Vittorio Emanuele, es sin duda la zona más "cool" de la ciudad. Además de ser una construcción bellísima, alberga las tiendas más famosas.
Es imposible no quedarse embobado con su bóveda acristalada y su mosaico central que representa los continentes de Asia, África, Europa y América.
En la parte central del suelo de la galería hay un conocido mosaico con el escudo familiar de los Savoia y su aún más famoso toro. La tradición cuenta que quién dé un giro completo pisándole las partes nobles al toro, con el pie derecho y con los ojos cerrados, volverá a Milán, aunque también hay quién dice que trae buena suerte, pero sea como sea, nosotros cumplimos con la tradición por si acaso jaja.


En la Piazza della Scala está el museo y el teatro della Scala, y de frente está el monumento de Leonardo Da Vinci y el Palazzo Marino.
En la Piazza San Fedele, justo al lado del teatro y la galeria, está la Chiesa di San Fidele y la curiosa Casa degli Omenoni (casa de los colosos) o Palazzo Leone Leoni, con una fachada que no deja indiferente.
Legamos hasta la Piazza Filippo Meda y desde allí nos acercamos a ver el Palazzo Belgioioso que está en una plaza alargada que lleva el mismo nombre...y sacando fotos por allí fue cuando empezó a chispear. Nos pilló unas calles por detrás de la Piazza del Duomo y como no sabíamos bien dónde estábamos, decidimos volver sobre nuestros pasos hacia la catedral y fue cuando se lió a llover pero bien, con truenos, relámpagos y toda la pesca...
Llegamos como pudimos a la Galleria porque hay escaso sitio dónde cubrirse de la lluvia y nos refugiamos allí junto a montones de turistas, que al igual que nosotros, habían salido sin paraguas, y a los que les había cogido la lluvia desprevenidos.
Más de 1h nos tiramos allí metidos mirando tiendas con artículos exclusivos e hiper-mega-carísimos  hasta que decidimos animarnos a salir y correr el riesgo de mojarnos un poco, pero es que ya eran las 20:00, aquello estaba quedándose desierto y teníamos que buscar algún lugar  para cenar y después, volver al hotel.



En la zona del centro no hay restaurantes así como así...; hay muchas tiendas y algún restaurante carísimo, y nuestra intención era incluso comer un bocadillo, un sándwich o lo que fuera, pero rápido porque seguía lloviendo, hacía fresco y no queríamos volver tarde al hotel.
Unos 35 minutos después, encontramos un par de locales dónde servían pasta y pizzas, uno vacío y el otro bastante lleno, así que sin mirar mucho los precios, nos decantamos por el más concurrido. No nos atendieron inmediatamente, y tardaron un poco en darnos la carta. Pedimos 2 pizzas para cenar y 2 botellas de agua de 250ml. No fue muy caro para lo que nos habían dicho, unos 30€.
El Bar estaba en Piazza San Babila, junto a Zara Home.

Terminando de cenar dejó de llover, se despejó el cielo y empezó a correr una brisita bastante fresquita, tuvímos que sacar las chaquetes el peque y yo, pero el papi, que es muy pascuero, no quiso coger la suya y ¿¿que pasó?? ¡que tenía frio! jajaja. Aún así teníamos que volver al hotel y el peque insistió en ir en metro..., y no nos pareció mala idea, pero la parada más cercana la teníamos en la Piazza del Duomo, así que volvimos hacia atrás para coger el metro y de paso, volvíamos a ver el Duomo pero de noche, y si es bonito de día..., de noche tiene un encanto espacial, y con esa plaza vacía...se disfrutaba mucho más.


Bajamos a la estación del metro, que vaya tela que metro más viejo jeje o eso me lo pareció comparándolo con el metro de mi ciudad, y en 4 paradas ya estábamos en la parada Porta Venezia, que era la más próxima al hotel.
Al salir a la calle nos sentimos un poco intimidados, porque no había nadie, literalmente, por las calles, y ¡eran las 21:30 de un viernes de agosto! eso es España es impensable, ¡vamos! Nos fuimos rápidamente al hotel y a las 10 ya estábamos los 3 en la cama y mis 2 hombres durmiendo jajaja, mientras yo aprovechaba el wifi del hotel para subir mis fotos del día, a las redes sociales.

Me han faltado muchas cosas por ver y pensaba que me cundiría más la estancia en la ciudad, pero visto lo visto, no me queda más remedio....que ¡volver! jeje 

Y esta experiencia nos enseñó varias cosas:

-Llevar siempre un paraguas plegable en tu maleta, y posteriormente en tu bolso, pues nunca sabes las sorpresas que te puede dar el cielo.
-Coger siempre una chaquetita, aunque sea fina, si piensas volver tarde a tu hotel, pues en ocasiones hay cambios de clima y luego te congelas vivo.
-Si no pudiste hacer buenas fotos porque había mucha gente a pleno sol, y de golpe y porrazo se nubla, llueve y refresca...., vuelve a aquel lugar más tarde y verás como hay la mitad de la mitad de gente y podrás hacer unas fotos estupendas.
-Infórmate bien antes de salir de España, de lo seguras que son las ciudades que vas a visitar, porque te entrará miedito si vuelves tarde y no hay gente por las calles.
-Infórmate también de las costumbres locales, los horarios, lugares dónde ir a cenar o comer y días de apertura, por lo que pueda pasar...
-Y sobre todo, disfruta de tu visita y pon al mal tiempo buena cara.


Costes más importantes del viaje:
- 3 Billetes de avión + tasas + reserva de asiento: 123€
- 3 Billetes de autobús desde Caselle a Turín: 6,50€ x 3= 19,50€
- 3 Billetes de tren Frecciarossa1000: 38,80€
- Noche de hotel con desayuno (niño gratis): 85€
- Cena: 30€
- 3 Billetes de metro: 1,5€ x 3= 4,5€

Webs de interés:
- Compra de Billetes de avión: Logitravel.com
- Compra de Billetes de tren: trenitalia.com
-Reservas de Hotel: amoma.com


Espero que te haya resultado útil mi post, agradezco el tiempo que has dedicado a leer mi post, pero agradeceré más aún si me dejas un comentario, pues es lo que nos impulsa a las bloggers a seguir escribiendo. 😉

8 comentarios:

  1. Woww! Que impresionante es Milán, solo con leer espero poder visitar pronto, una ciudad totalmente diferente. Gracias por compartir tu aventura 👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  2. Qué guay!! Con lo que me gusta Milan!! No conozco aún Turin pero tiene que ser una belleza también. Genial el post!! Un salud!!

    ResponderEliminar
  3. Que bonito es Milán y que ganas tengo de volver! Me ha encantado este post guapa ;)

    ¡Besos y feliz finde mi ChicAdicta!
    www.piensaenchic.com

    ResponderEliminar
  4. Milán es divino! Un sitio genial, sobre todo para hacer compras, tiene unos outlets magníficos. En cuanto a monumentos creo que te cundió muchísimo y viste lo más bonito.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta como describes los sitios donde estas. Desde tus ojos me encantó Milán, bueno saber lo del hotel, aunque si estuviera allá llegaría sólo a dormir porque gay mucho que conocer. Excelente post!!! Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Adoro Milán!!! Madre mía, si que aprovechaste bien el tiempo en solo una tarde!!! Me encantan tus post, no paras!!!

    ResponderEliminar
  7. Adoro tus relatos uno cree que estás allí contigo.

    Es increíble como construyeron esas basílicas sin nada de tecnología. Los hoteles son todo un tema! ... Si algo me gusta de España es que hay gente en la calle a toda hora! Ya deseo leer tu próxima aventura

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa
    Un post muy interesante y como siempre muy completo, me apunto lo de volar a otro aeropuerto y luego en bus, la verdad es que sale mejor de precio.
    Estuve en Milán hace unos años y no me gustó mucho en comparación con las otras ciudades de Italia que visité. Eso si, la catedral es impresionante!
    Un besazo

    ResponderEliminar

Gracias por contactarme!